Los elementos en la Trama de una Historia

LinkedInCompartir

La trama de una historia es la línea de tiempo que sigue esta misma. Se compone de 5 diferentes partes que listadas de manera cronológica son: los antecedentes, los incidentes (las complicaciones), el desarrollo de la acción, el climax (la culminación) y el término de la acción. Cada una de ellas se explican a continuación.

El Antecedente:

En esta parte de la historia, generalmente no hay mucha acción. Básicamente se te presentan muchos de los personajes principales y se obtiene una idea general de lo que sucede. El escenario es el lugar y el tiempo en el cual la historia se desarrolla, pero también se refiere a la atmósfera de la historia.

Los Incidentes:

Esta es la parte en donde se introducen el problema y las situaciones que llevarán a la culminación (climax) de tu historia. Normalmente el conflicto debe ser muy fácil de ver en la historia y puede ser algo muy serio como un asesinato, o algo no tan grave como la llegada de un nuevo alumno al salón de clases.

El Desarrollo de la acción:

En el desarrollo de la acción, el autor describe las situaciones que se van presentando y las posiciones que los personajes van tomando para poder llegar a la culminación de la historia. Este desarrollo puede ser algo como el descubrimiento de pistas en una novela de misterio.

El Climax o la Culminación de la Historia:

El climax es simplemente la parte más emocionante de la historia. Es el punto más alto, o donde se resuelve el conflicto o incidente. Si hay algún problema en la historia, esta es la parte donde se le da solución.

Término de la Acción:

El término de la acción en una historia es la parte que se encuentra entre el climax y el final. Es la parte que cierra la historia. En ocasiones los autores utilizan esta parte para hacer una reflexión sobre la historia que escribieron o dar un mensaje final. No es un elemento esencial. En ocasiones, los autores omiten esta última parte y terminan su historia en el climax. Esto se hace frecuentemente para dejar a la imaginación del lector el final de la historia.

Ahora que conoces las partes que constituyen una trama, la próxima vez que leas una historia, trata de identificar cada una de ellas. Esto incrementará tu entendimiento de la misma y hasta puede ayudarte al momento de escribir tus propias historias.