Estrategias para mejorar la Creatividad Empresarial

LinkedInCompartir

Una Idea Brillante para Desarrollar La Creatividad en Las Empresas:

El Departamente de Gestión Creativa -Factor decisivo para lograr la satisfacción del cliente interno y externo
Por: Guillermo González – Consejero Creativo

“Para cambiar el destino de una empresa, primero se debe cambiar la forma de pensar de quienes encaran ese gran desafío.”

Cambiar la forma de pensar de una persona no es fácil pero siempre comienza con lo que yo llamo DESEO INICIATICO. La iniciativa es el deseo personal e individual de superarse, de trascender, de estar más allá de la media. De darse cuenta que la forma vieja no funciona tan bien como los tiempos lo requieren. Tener iniciativa es formarse para crecer, es arriesgarse a sentir el placer de ser el número uno. Pero hay algunas consideraciones importantes a la hora de comenzar a implementar los cambios, y como siempre sostengo, el secreto está en la gestión de los RRHH.

Hoy, buscar la satisfacción del cliente implica buscar la satisfacción del trabajador. Aquella no se puede alcanzar si ésta no se materializa antes. La pregunta: “¿quién es más importante el cliente o el trabajador?” es imposible de responder. No porque sea un misterio o porque obligue a filosóficas lucubraciones, sino porque está, teóricamente, mal planteada. La importancia de uno supone la importancia del otro. En ese sentido, si afirmamos que el cliente es importante estamos asumiendo que el trabajador también lo es. Entre ambos existe una relación simbiótica.

Dadas las características que la realidad presenta, cada día, los mercados se hacen más competitivos y la necesidad de “hacer bien las cosas”, de pasar de la palabra a la acción, al interior de las empresas, es hoy, más que nunca, incuestionable. Dado que son los trabajadores quienes se encargan de poner en movimiento a la organización es indispensable que reflexionen permanentemente en mejorar la calidad de su trabajo. Sin embargo, tal propósito será una ilusión si no existe satisfacción laboral. En consecuencia, los responsables del personal deben diseñar e implementar los procesos técnicos que favorezcan el desarrollo y la satisfacción del trabajador; lo que redundará en la satisfacción del cliente.

La competencia es muy fuerte y la lucha por posicionarse en el mercado exige la búsqueda de nuevas maneras de satisfacer al cliente interno. Este es un escenario en donde el cambio es vertiginoso. Frente a esa situación, las empresas deben aprovechar todas las fortalezas con las que cuentan. En especial, las que están relacionadas con el Recurso Humano. Aquí, precisamente, reside el carácter central y estratégico que creo debemos encarar en el proceso de cambio dentro de las empresas y organizaciones.

La calidad del clima laboral es el termómetro de las empresas. La gente es quien, en definitivas termina haciendo grandes las empresas. Es por ello que me parece oportuno comenzar a pensar en la creación de un nuevo departamento dentro, o fuera de las empresas, un departamento al que he llamado de Gestión Creativa del Personal. Este departamento será el que conduzca los cambios necesarios y además contendrá a los RRHH para lograr mayor efectividad en esos cambios. La idea de crear un departamento de Gestión Creativa del Personal significa el diseño de estrategias encaminadas a desarrollar y aprovechar el potencial de los trabajadores en post de la empresa, utilizando la creatividad como herramienta fundamental.

¿Qué razones tendrían ellos para proponer nuevas ideas? ¿Qué razones tendrían para pensar en cómo mejorar su trabajo? Acaso lo harán “porque tienen puesta la camiseta de la compañía” o “porque tienen tatuado el logo de la empresa en el pecho” o “porque le dan la oportunidad de trabajar”? No, un trabajador insatisfecho hace lo mínimo necesario. Se mueve, en unos casos, por inercia y, en otros, por reacción; jamás por iniciativa.

Por lo tanto, la razón principal por la cual los trabajadores tratan de mejorar permanentemente su rendimiento es porque perciben que esa mejora, de alguna u otra manera, los va a beneficiar.

Los responsables de la Gestión creativa del Personal deben hacerse dos preguntas claves: ¿Ofrece la empresa el marco necesario para que los trabajadores satisfagan sus necesidades?, si la respuesta es negativa debemos pensar en las formas de revertir esa situación. Solucionado el inconveniente, pueden formularse la segunda pregunta: ¿Qué debe hacerse para aprovechar la inteligencia y la información con la que cuenta el trabajador?

Solo en una circunstancia el trabajador puede mantener una actitud de mejora continua, no obstante que su nivel de satisfacción laboral sea bajo. Esto es, cuando está convencido que el desarrollo de la organización supone el suyo. En una situación de crisis, por ejemplo, el trabajador sería capaz de seguir con el mismo dinamismo -incluso podría aumentarlo- si sabe que la luz al final del túnel alumbrará para todos. Si se consigue que el trabajador se convenza de ello es casi seguro que pondrá de su parte para superar la crisis, a pesar de la insatisfacción de sus necesidades. Las que definirá como pasajeras. Este trabajo de convencimiento o persuasión exige –entre otras cosas- que los responsables de este departamento de Gestión tengan la capacidad de comunicarse, de establecer lazos de confianza y cordialidad con los trabajadores. Y que sean MUY CREATIVOS E INNOVADORES.

Así con este nuevo departamento, las empresas no aumentarán el costo operativo, sino que estarán invirtiendo en futuro. Y esa es la mejor inversión de todas.

Guillermo González
Consejero Creativo